con los ojos cerrados

Cuando veo este dibujo creo que debí dibujar un diente de león en vez de una margarita, es como si esta pequeña, por un momento fuera a soplar.
De momento esta es la tercera de las tres pequeñas orientales con ojos cerrados pero creo que no será la única ya que me han permitido ver con los ojos cerrados de forma distinta y estoy deseando crear más.
Dejé un broche en pica y peca por si os apetece verlo.
un gran beso y un feliz de semana especial

12 lará larito :

Pepi dijo...

Me da igual con los ojos cerrados que abiertos,es una monadaaaaaaaa,,,,,como me gustaaaaaaaa,esta caperucita me tiene loca...besos.

bebybo dijo...

Ayy silvia que bonita te ha quedado, con la margarita o con el diente de leon

esther dijo...

que tierna tu chinita caperucita, tan simpática e ingenua con su margarita

Isa dijo...

Acabo de ver el broche y te ha quedado genial.

Toke de libélula dijo...

Es una ilustración preciosa. Me encantan esos ojitos y también tu capacidad de descubrir los regalos que se perciben a través de los ojos cerrados.

Besos de libélula.

Little Green Doll dijo...

Me encanta! Es muy graciosa! y la margarita le queda perfecta, así que no te preocupes.

Pilta dijo...

Una auténtica monada, como todo lo que haces. Besos

An dijo...

hermosa tu caparruchiña, pero como dices me parece que un diente de leon le iria mejor. Bicos e apertas fermosa

arorua dijo...

es una ilustracion preciosa llena de esa dulzura que imprimes a todo lo que haces, y si que es verdad que parece que va a soplar..
un abrazo!

aran dijo...

Jo que cosas más bonitas haces... me encanta!!

Gasteizshopper dijo...

Es preciosa!!

Un besote

Casiopea dijo...

Me gusta la caperucita japonesa.. es otra forma de ver el cuento :)

Besos!!!

 

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

MIMOS

Follow by Email

¿quién soy?

Detrás de este mundo de ilusión, está una mami que decidió dejar su trabajo de oficina en una gran ciudad para dedicarse a lo que le gustaba realmente, ¡¡CREAR!!! da igual lo que sea!!. Ahora residimos en un paraje de cuento, entre montañas. Hago lo que me gusta y espero que mi trabajo te haga sonreir. Mil gracias por acompañarme y permitir que los sueños se cumplan. Si quieres contactar conmigo puedes escribirme aquí. Si te apetece pasarte por mi tienda podrás descubrir mis creaciones. ¡Espero que te gusten!